¿POR QUÉ PECS?

El Sistema de Comunicación por Intercambio de Imágenes (PECS), desarrollado por Andy Bondy y Lori Frost en 1985, es un sistema alternativo/aumentativo de comunicación que favorece el lenguaje de aquellos niños y niñas (también adultos) que no cuentan con habilidades de comunicación funcional o que estas están debilitadas.
PECS consta de seis fases. Empieza enseñando al individuo a entregar una imagen de un objeto u actividad deseada a un receptor, quien inmediatamente responde a esa petición. Posteriormente, se sigue con la discriminación de imágenes y cómo ordenarlas en oraciones sencillas. En las fases más avanzadas, se enseña a contestar preguntas directas y comentar.
Pero, ¿realmente es útil este sistema?
Veamos cuáles son algunos de los beneficios del PECS en personas con TEA:
  • El intercambio lo inicia el niño/a, lo cual favorece la intención comunicativa.
  • Parte de los intereses y motivaciones del niño/a.
  • El uso de apoyos visuales en la comunicación, se convierten en potenciadores del desarrollo del lenguaje de manera funcional.
  • Se reducen las ‘rabietas’, ya que si el niño/a puede comunicar lo que quiere, tendrá un sistema con el que pedir lo que desea.
  • Fomenta el uso de funciones comunicativas, como el de petición o comentar.
  • El uso de imágenes y/o pictogramas favorece que todas las personas puedan entender el intercambio.
  • Puede generalizarse en diferentes entornos.
  • Sigue de forma paralela el desarrollo del lenguaje. Primero, aprenden las reglas de comunicación y, poco a poco, va ayudando a estructurar el lenguaje.