Habla, lenguaje y comunicación. ¿Qué diferencias hay?

 

La comunicación es imprescindible para todos los seres humanos, ya que nos permite interactuar con los demás, expresar emociones, deseos, sentimientos, etc. En concreto, en el Trastorno del Espectro Autista (TEA) se evidencia, en la mayoría de los casos, un deterioro en el área del lenguaje y la comunicación con su entorno. Además, es uno de los factores relacionados con los problemas de conducta.

Hay que tener en cuenta que, la comunicación es lo más importante a la hora de trabajar con un niño o niña con TEA, porque es la manera por la cual se puede interactuar, llamar la atención, motivar, conocer intereses, etc., y a partir de ahí conseguir una intención comunicativa.

No tener habla, no significa que no nos podamos comunicar, que no tengamos nada que decir.

La comunicación puede darse a través de diferentes formas: al tocar a una persona, al mirar un objeto, al escuchar un sonido, … Y, como ya hemos comentado anteriormente, este es el primer paso para poder interactuar, para poder comunicarnos. 

Sin embargo, cuando la información es más compleja y abstracta, se utiliza un código simbólico, es decir, un lenguaje. Este lenguaje no tiene por qué ser necesariamente oral, existen otros tipos como el sistema de comunicación por el intercambio de imágenes (PECS) que facilitan la interacción con los demás y, a partir de ahí, poder trabajar en mejorar otros factores, como la mejora de conducta o ampliar sus intereses y motivaciones.

Por último, el habla es la expresión verbal del lenguaje, un sistema complejo que consiste en articular sonidos ordenados correctamente para formar palabras y oraciones con significado. Para muchas personas con TEA, el habla no es siempre la mejor forma de comunicarse. Las palabras son complejas, breves y, a veces, suelen tener varios significados. 

Son pensadores visuales, es decir, captan mejor la información de manera visual antes que por otras vías.

Ante todo, tener expectativas realistas. No obsesionarse y aceptar que nuestro niño o niña con TEA se comunica de otra manera distinta al habla, mientras seguimos trabajando por enseñarle a comunicarse verbalmente. Si desarrolla el habla, genial, si no, sabremos que puede comunicarse por otra vía en la que se siente más a gusto. 

Es importante tener presente que se está comunicando y, más que las palabras, lo que verdaderamente importa es que tenga esa oportunidad de comunicarse con los demás.