Cómo crear situaciones comunicativas

En ocasiones, las personas con Trastorno del Espectro del Autismo presentan dificultades para utilizar el lenguaje, tanto verbal como no verbal, a la hora de comunicarse e interaccionar con otras personas.

Es por ello que si la comunicación no surge por sí sola, hay que crear situaciones que la provoquen.

¿Cómo podemos crear estas situaciones?

En primer lugar, hay que tener en cuenta los gustos de la persona para utilizarlos como reforzadores. En muchos casos, estos reforzadores son juguetes, alimentos, objetos, etc. que nos pueden servir de ayuda para captar su atención. En cada caso serán diferentes, por ello es muy importante la observación previa.

  • Si el reforzador es una comida:

Se pone el alimento reforzador a la vista, sin ofrecerle. Una vez que muestre que lo quiere, esperamos que lo pida (ya sea señalando, con pictogramas, cogiéndote la mano, etc.) y se le da una pequeña parte para provocar que lo pida de nuevo. Si no se pide de forma oral, cuando se lo vayamos a dar le decimos el nombre de la comida (por ejemplo: manzana). Si el alimento se encuentra en un envase cerrado, esperamos que pida ayuda para abrirlo.

Si queremos aumentar el nivel de dificultad se puede poner el objeto fuera de su alcance, estando este visible.

De igual modo, se pueden seguir estos pasos con cualquier reforzador elegido.

Para aumentar el nivel de compresión, se pueden utilizar órdenes en su día a día (por ejemplo, con las tareas del hogar) siempre y cuando dichas órdenes estén adaptadas al nivel lingüístico del niño/a. Si no se ejecutan de manera espontánea hay que moldear, ayudándoles a realizarlas mientras las volvemos a verbalizar.