ATENCIÓN CONJUNTA EN PERSONAS CON TEA.

 

En esta entrada vamos a hablar de los primeros escalones a trabajar en el TEA, uno de los aspectos por los que comenzamos a intervenir. Concretamente hablaremos de la ATENCIÓN CONJUNTA.

La atención conjunta es la habilidad para compartir atención con otra persona mientras ambos están prestando atención al mismo objeto o realizando una actividad. Es más fácil de lo que parece, imagínate viendo un libro con un bebé, tú señalas la casita y el bebé te mira y mira a la casita, o viceversa, el bebé señala un perrito que aparece en el libro, te mira y tú nombras “perro” a la vez que lo miras. En todas esas situaciones se está compartiendo la atención.De esta forma, distinguiremos entre respuesta (la persona muestra interés) e iniciativa (la persona comparte o muestra a otro individuo).

Cabe destacar, además, que estas habilidades van más allá de compartir el foco de atención con otra persona. También implican el desarrollo de destrezas para expresar las emociones, sentimientos o deseos, así como la identificación de las señales que vemos en otra persona, comprendiendo así como se siente o qué desea.

La atención compartida es uno de los precursores del lenguaje y las habilidades socio comunicativas y comienza a desarrollarse en los primeros meses de vida.

¿Qué pasa en las personas con TEA?

Las personas con TEA manifiestan dificultades en el desarrollo de esta capacidad: dificultad para mirar a la persona que habla, para señalar, para mostrar, para compartir disfrute, etc. Por esto, potenciar estas habilidades es uno de los primeros objetivos de trabajo, pues supone un hito fundamental en el desarrollo de todo aprendizaje, así como una condición necesaria para el desarrollo de la comunicación y la interacción social.

Algunos de los objetivos de intervención al trabajar atención conjunta en TEA podrían ser:

  • Aceptar la compañía del adulto. Debemos tener en cuenta que tenemos que partir de los intereses del niño y después ir haciendo pequeños cambios, de esta forma podremos transformar juegos repetitivos en actividades compartidas. Es muy importante, también, crear rutinas de juego.

 

  • Aumentar el interés y la motivación por el entorno social. Para conseguir esa motivación y mayor interés debemos ser muy divertidos a través de juegos interactivos (cosquillas, caballito, cucú-tras, perseguir, balanceos…). De esta forma, el niño aprenderá a compartir miradas, prestar atención, compartir disfrute, seguir turnos, etc. Estos momentos son, además, muy buenos para reforzar la comunicación, por lo que tenemos que cuidar el lenguaje que usamos y no sobrecargar de información.
  • Fomentar la capacidad de acción y atención conjunta. Para este objetivo lo ideal es usar objetos y juguetes atrayentes para el niño como pueden ser instrumentos musicales, globos, pompas de jabón, marionetas, puzles encajables, cuentos… Así, se puede trabajar la respuesta al nombre, el seguimiento con la mirada, el señalado, la respuesta a ¡mira!, etc.
  • Fomentar la imitación. Para trabajar la imitación podemos: imitar los movimientos del niño; imitar, introducir algún cambio y esperar a ver qué ocurre; imitar con objetos…
  • Interpretar miradas y claves no verbales, así como identificar expresiones emocionales sencillas.Para que el niño aprenda esta habilidad, es importante, como se comentó anteriormente, ser muy divertidos y a la vez muy exagerados en cuanto a expresión. Asimismo debemos comentar la expresión del niño.
  • Fomentar la iniciativa en la interacción. Una forma de fomentar la iniciativa es interrumpir juegos que ya conoce, por ejemplo, inflar un globo y contar 1, 2 y 3 y de repente soltar el globo para que se desinfle. Podemos interrumpir en el 2 a ver cómo reacciona el niño. Otra estrategia es asociar un juguete a un juego o un lugar a un juego. En el ejemplo anterior, el niño podría asociar el juego del globo con el globo, por tanto, podemos dejar el globo a la vista y esperar a que el niño inicie esa interacción.

Finalizo este post, haciendo mención a la importancia del juego en la intervención en atención conjunta, ya que estamos interviniendo con niños muy pequeños y, como cualquier niño, el aprendizaje a través del juego será mucho más eficaz.De nada servirá tener a nuestro pequeño sentado y/o enfadado por no querer estar en esa posición. Por el contrario, será mucho más útil, atraer al niño con motivación, juego y obteniendo una buena interacción que genere…¡emociones positivas y placenteras!

Este programa está subvencionado por Consejería de Igualdad  y políticas sociales y conciliación.